Juicio Laboral

Si has llegado hasta aquí es por que te interesa conocer todo sobre los juicios laborales, así que sin muchas vueltas vamos a ello.

¿Qué es un juicio laboral?

El juicio laboral es el procedimiento judicial seguido ante los juzgados del trabajo, cuya finalidad es obtener una sentencia laboral que es el pronunciamiento definitivo del Juez respecto de la acción hecha valer por el trabajador.

El juicio laboral reviste peculiaridades que lo singularizan de otros procedimientos, entre ellas una serie de principios entre los cuales destaca el principio “In dubio pro operario”, que obliga al Juez en caso de duda a resolver a favor del trabajador. Asimismo, existe la denominada doctrina de la cláusula tácita, el derecho adquirido del trabajador, el perdón de la causal, el principio de la realidad, etc. Todos los cuales determinan la mayor relevancia de lo que las partes hayan realizado en la práctica sin atender a los términos literales del contrato de trabajo, y la protección que el Derecho del Trabajo proporciona a la parte más débil del contrato.

Juicio laboral en Chile

El nuevo procedimiento laboral, que se implementará en Santiago a partir del día 30 de agosto de 2009, permitirá mayor agilidad al juicio laboral, pues se basa en la celebración de dos audiencias orales que deben desarrollarse ante el mismo Juez de la causa, quién tiene amplias facultades para rechazar el fraude y cualquier tipo de acción dilatoria.

Además contempla una fuerte normativa de protección al trabajador, reflejada en el incremento de indemnizaciones, adicional a los recargos legales y a las indemnizaciones por término de contrato, así como la posibilidad que tiene el trabajador de solicitar su reincorporación en el juicio laboral, lo que en el antiguo sistema sólo era permitido a los trabajadores despedidos que gozaban de fuero y en el caso de los trabajadores sindicalizados sin fuero, despedidos a consecuencia de una práctica antisindical.

En suma, el juicio laboral ha sido totalmente modificado en Chile, desde un procedimiento escrito se ha pasado a un sistema oral, que comienza con una demanda escrita, su notificación legal y su respectiva contestación, e inmediatamente el desarrollo del juicio laboral en dos audiencias: audiencia preparatoria y audiencia de juicio. Finalmente, el pronunciamiento definitivo, que es una sentencia laboral que el Juez podrá dictar al finalizar la audiencia de juicio o dentro del plazo de los 15 días siguientes.

Especial importancia revisten con la nueva normativa, además del procedimiento general antes enunciado, los procedimientos monitorio y de Tutela Laboral, destinados a regular y sancionar situaciones de carácter específico. El primer caso, el procedimiento monitorio, se aplicará al juicio laboral cuya cuantía sea igual o inferior a 10 ingresos mínimos mensuales ($1.650.000) y en que la Inspección del Trabajo competente asume un rol especialmente activo.

Por su parte, el Procedimiento de Tutela Laboral, viene a complementar el juicio laboral, cuyo semejante precedente lo constituye el recurso de protección constitucional, viene a aplicarse en los casos de lesión de ciertos derechos fundamentales de los trabajadores consagrados en la Constitución Política de la República, como asimismo, se aplicará en los casos de actos discriminatorios, en contra de los actos de represalia en contra de trabajadores como consecuencia de la labor fiscalizadora de la Inspección del Trabajo.

Deja un comentario